Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Directorio Institucional de la Cultura
Activos Digitales IAPH
Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://hdl.handle.net/11532/313140
Denominación del Bien: Casa Palacio Marqués de las Torres (17872)
Título : Vista general del interior
Autor :  Herce Pagliai, Manuel Millán
Fecha: 1-dic-2015
12-oct-2017
Municipio :  Carmona, Sevilla
Descriptores tematicos:  Museos
 Edificios residenciales
 Barroco (Estilo)
 Patrimonio inmueble
 Casas palacio
Formato: Digital: medidas: 4134x2759; tamaño: 32.66 MB; formato: Tiff
Resumen : Esta gran mansión se encuentra situada en pleno centro de la ciudad de Carmona, junto a la Iglesia parroquial de Santa María, lo que le confiere un estatus social muy importante a sus moradores originarios. En planta muestra un rectángulo con acceso desde dos calles en sus lados más anchos, se adaptan a las líneas sinuosas de las calles. Nos encontramos ante un claro ejemplo de la arquitectura solariega sevillana. Las obras de rehabilitación llevadas a cabo en la Casa Marqués de las Torres para su adaptación a museo, han permitido documentar tanto el su origen y remontarnos al siglo XVI con posteriores transformaciones llevadas a cabo en el XVIII. El edificio cuneta con caballerizas en eje acodado, a la izquierda del apeadero, patio principal, señorío con casa de verano, casa de invierno, patios secundarios, jardines y casa de graneros y labranza. El conjunto se distribuye en dependencias que abren sus vanos, bien al exterior de las calles laterales con grandes ventanales, bien a los distintos niveles de los patios, articulando así la circulación desde la portada principal hacia las secundarias. Su proximidad a la Iglesia de Santa María condicionó la construcción de esta Casa palacio, ya que entre la iglesia y el edificio debía dejarse una pequeña calle de circulación, disponiéndose la portada principal de acceso al mismo en un ángulo que dejaba ver la portada desde el fondo de la calle, continuando la parte noble del mismo en la calle lateral que lo enmarca. La portada principal constituye el punto más importante del palacio, aunque, como antes hemos mencionado es una portada descentrada que busca el efecto de ser vista. Es de grandes dimensiones y se estructura en dos cuerpos. El cuerpo bajo se centra en un gran vano adintelado flanqueado por dobles columnas dóricas sobre pedestal, ante paramento almohadillado. Sobre estas apoya el entablamento en cuyo centro ostenta el escudo de los Quintanilla. Por último, la cornisa, que hace las veces de espacio para el gran balcón central se repite el mismo esquema compositivo, aunque con variaciones. Un gran vano central arquitrabado se presenta flanqueado por columnas jónicas con fuste estriado, sobe pedestales, ante paramento o pilastras almohadilladas, sobre las que se asienta un frontón triangular desventrado con decoración interior de orejetas. La portada se remata con tres pináculos rematados en ola que le aportan verticalidad al conjunto. Por último el paramento continúa hasta un entablamento en el que se distingue el arquitrabe, friso y la cornisa con canes, sobre los que apoya el alero del tejado. En el centro de la portada encuentra una inscripción con la fecha 1775. El segundo cuerpo se enmarca en sus laterales por decoración de baquetones curvos y mixtilíneos con elementos vegetales que, en su ascenso, se disminuyen en tamaño así como en anchura, uniéndose a los laterales del frontón. Junto a la portada, arranca la fachada principal del edificio que ocupa todo el quiebro de la calle, con la alineación y distribución de vanos adintelados en dos plantas. Tras la portada se accede a un amplio zaguán o apeadero, situándose a la izquierda las caballerizas. Tras este una gran puerta nos pone en comunicación con el patio central del edificio, de planta cuadrada, que cuenta con un pozo. Se estructura en dos plantas, la inferior presenta tres arcos de medio punto que apoyan en columnas con capitel de castañuelas, mientras que el segundo cuerpo presenta tres vanos adintelados a modo de balcones. Éstos se enmarcan por pilastras que parten de un pinjante que surge de las enjuntas del cuerpo bajo. El patio, es el núcleo modular, a partir del cual se distribuyen todas las dependencias que forman el interior de la vivienda: casa de verano, de invierno y casa de labor.
URI: http://hdl.handle.net/11532/313140
Signatura : 70_0123434
Aparece en las colecciones: Patrimonio Inmueble

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
70_0123434.jpg262,18 kBJPEGVista previa
Ver

Los ítems de IAPH están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.