Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Directorio Institucional de la Cultura
Activos Digitales IAPH
Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: https://hdl.handle.net/11532/313113
Denominación del Bien: Puente y calzada romana de la Vía Augusta (6850)
Título : Vista general del puente y calzada romana
Autor :  Herce Pagliai, Manuel Millán
Fecha: 1-dic-2015
11-oct-2017
Municipio :  Carmona, Sevilla
Descriptores tematicos:  Arte romano
 Puentes
 Calzadas
 Patrimonio inmueble
 Infraestructuras de transporte
Formato: Digital: medidas: 4134x2759; tamaño: 32.66 MB; formato: Tiff
Resumen : El tramo de vía romana que queda incluido en la delimitación de la Zona Arqueológica correponde al VIII del Itinerario Antonino, es decir, la vía que unía Hispalis y Corduba, y formaba parte de la Vía Augusta. Carmo no se menciona en el Itinerario, ya que la primera estación citada después de Hispalis es Obulcula (La Monclova), que quedaba a 42 millas, y Carmo queda inserta entre ambas localidades. La ausencia de la ciudad en esta fuente clásica es compensada con su aparición en los Vasos Apolinares y en el Anónimo de Rávena. La calzada entraba en la ciudad desde el Sur, la atravesaba siguiendo el "Cardo Maximus", y salía por la Puerta de Corduba hacia la vega del Corbones. A principios del siglo pasado aún era visible gran parte del trayecto antes de entrar a Carmona, coincidiendo en gran parte con la Nacional IV, y a la salida de la localidad, a unos 800 metros de ésta, hasta un total de unos 5 kilometros en línea casi recta, para volver a aparecer después de atravesar el Corbones. La vía romana, de 6,50 metros de anchura, puede seguirse con claridad desde las proximidades de la Carretera Nacional IV, al este de la misma. Su trazado permanece en la actualidad como senda, con el significativo nombre de "Camino de Cinco Puentes" o incluso "Calzada Romana", y de hecho su trazado viene señalado en el plano Topográfico a escala 1:10.000. Por el Norte se pierde poco antes de llegar a la confluencia con la Nacional IV, que posiblemente siga el trazado antiguo durante un trecho. Por el sector Sur sigue casi paralelo por el Este a la Nacional IV, a unos 150-250 metros de distancia, hasta llegar a la confluencia con la carretera que une la ermita de Nuestra Señora de Gracia con Carmona, a través de la Puerta de Córdoba. En varios trechos se puede apreciar el enlosado de grandes piedras irregulares, con guardacantones a los lados. El tramo mejor conservado es el que queda entre el puente y el enlace con la carretera de la Ermita de Gracia. Las capas de preparación para el asiento del enlosado pueden verse también en algunos puntos, entre ellos en el Puente Romano. El Puente se sitúa muy cerca de la Carretera Nacional IV, y cruza el arroyo de la Puerta de Córdoba, que también pasa bajo la mencionada carretera. En este punto la calzada se estrecha para adaptarse al paso sobre el puente, cuyo tablero mide 4 metros de anchura, repartidos de la siguiente manera: 3,15 metros para la calzada viable, y 0,42 y 0,43 para el grueso de los pretiles o parapetos. Al interior sobresalen a cada lado ocho guardacantones de gruesas losas de piedra, distantes entre sí 3,82 metros y con 0,50 metros de anchura por 0,14 metros de profundidad. La longitud total del puente es de 33 metros, y el tablero apoya sobre 5 arcos, cuatro pilas y dos partidas en los extremos. El arco central es más ancho (5 metros) que los otros cuatro, y tiene 2,95 metros de altura. La altura total del puente es de 3,34 metros. Los arcos laterales tienen 2,42 metros de luz y son más bajos que el central. La pilas, de 2,42 metros de anchura y hechas de piedra en las bases, están reforzadas aguas arriba por tajamares en ángulo, y por contrafuertes rectangulares en el lado opuesto; los primeros, que son de piedra, sobresalen 1,55 metros, y los segundos 0,91 metros. El arco central se distingue por la forma de su rosca, con doble arquivolta que rebordea la boquilla interior, todo ello realizado con ladrillo de 30 x 15 x 4 centímetros. La triple boquilla del arco y las arquivoltas miden 15, 30 y 15 centímetros respectivamente, y las dovelas de ladrillo se disponen de la siguiente forma: alternancia de sólo tizones, alternancia de soga y dos tizones, y alternancia de sólo tizones. En los arcos laterales se da el mismo tipo de dovela formada por una soga y un tizón. El paramento lleva fajas de mampostería que a veces alternan con hiladas dobles o triples de ladrillo, y de piedra son también los parapetos.
URI: http://hdl.handle.net/11532/313113
Signatura : 70_0123418
Aparece en las colecciones: Patrimonio Inmueble

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
70_0123418.jpg341,44 kBJPEGVista previa
Ver

Los ítems de IAPH están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.