Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Directorio Institucional de la Cultura
Activos Digitales IAPH
Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: https://hdl.handle.net/11532/313832
Denominación del Bien: Molino Penas Tristes (185245)
Título : Vista parcial del exterior del inmueble
Autor :  Herce Pagliai, Manuel Millán
Fecha: 3-dic-2015
17-oct-2017
Municipio :  Marchena, Sevilla
Descriptores tematicos:  Almazaras
 Molinos hidráulicos
 Haciendas
 Patrimonio inmueble
 Edificios agropecuarios
Formato: Digital: medidas: 4134x2759; tamaño: 32.66 MB; formato: Tiff
Resumen : La portada de acceso, de gran porte, se sitúa en la fachada este, que se cierra con la nave de la gañanía, de longitud considerable. En el extremo más próximo a la portada se dispone una amplia cocina de gañanes. El patio empedrado al que se accede tras cruzar la portada se ha subdividido en distintos ámbitos caracterizados según los espacios a los que sirven. Desconocemos el uso al que originariamente se destinaba la nave que delimita al patio por su lado sur; actualmente se ha segregado en tres viviendas unifamiliares destinadas a la familia del propietario. En la fachada oeste se concentran los dos elementos más característicos de la edificación, la almazara y el señorío. La almazara fue una de las primeras de la provincia dotada de prensa hidráulica para la producción industrial del aceite. La nave de prensa se divide en tres crujías paralelas sustentadas por sendas arquerías de dos vanos de desigual luz. En la primera de las crujías, la más próxima al patio y por tanto la de acceso, se ubica el molino de rulos perfectamente conservado y la tolva de carga del fruto; en la intermedia, la prensa a la que se denomina "juaquinín" en recuerdo del ingeniero que la desarrolló; en la última crujía se sitúa, ocupando toda su longitud, el depósito decantador. En continuidad con el eje de esta última crujía se desarrolla la bodega, cuya estructura de arcos diafragma define tres vanos de igual longitud en los que se llegaron a albergar más de cien tinajas, sustituidas luego por 18 depósitos. El complejo productivo se completa con la vivienda del molinero, hoy del casero, que se desarrolla en dos plantas y que, por su situación, actúa como elemento articulador entre la almazara y el señorío. La mecanización de esta almazara fue indicio de la modernización del tejido productivo sevillano a fines del siglo XIX. En esa dirección avanzaron los productores marcheneros, que a partir de 1880 comenzarían a incorporar a sus haciendas y molinos de aceite los mecanismos industriales hidráulicos. Pero sin duda la pieza que más se distingue en Penas Tristes es el señorío. Situado en la esquina noroeste del patio, se desarrolla en dos plantas, de las cuales la inferior se dedica a la zona de estancia diurna y la superior a dormitorios. Su configuración actual se debe al arquitecto sevillano Aurelio Gómez Millán, quien proyectó toda la crujía de fachada, formada por la torre mirador, el salón principal y la capilla. Los dos elementos de planta cuadrada, torre y capilla, exceden la alineación del salón, que ocupa el espacio intermedio, definiendo así un espacio exterior delimitado en tres de sus caras. Dicho espacio se cubre con un forjado de viguería de madera sustentado por columnas toscanas, quedando así habilitado como un porche que en planta baja sirve al salón, y en una terraza al servicio de las alcobas en la planta alta. Todo el conjunto disfruta de unas espléndidas vistas así como del cercano jardín que crece hacia el norte. Esta relación entre el jardín y el señorío, esencial en el proyecto, se repite en el vecino caserío de Montepalacio. La torre mirador, de tres cuerpos rematados por un potente cornisamiento, carece de los característicos vanos con arcos de medio punto y la composición de su fachada responde más a un lenguaje urbano en el que se manejan cierros y balcones de forja sustentados por jabalcones. La capilla, que al igual que el cuerpo bajo de la torre se abre al exterior, esta cubierta por una bóveda de arista. En la fachada norte y en continuidad con el señorío hay una segunda torre, que en este caso se destina a palomar. El último elemento que cierra el patio por esta fachada, y que se sitúa entre el palomar y la gañanía, es una segunda bodega. El complejo se completa con dos edificaciones exentas situadas al norte y este del núcleo principal. Se trata de una vaqueriza y una zahúrda, respectivamente, que se desarrollan en dilatadas naves longitudinales, pero de escaso interés arquitectónico. Hoy día se destinan a usos que nada tienen que ver con su primitiva función agropecuaria, utilizadas por una empresa para ensayos de materiales de construcción.
URI: http://hdl.handle.net/11532/313832
Signatura : 70_0124026
Aparece en las colecciones: Patrimonio Inmueble

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
70_0124026.jpg391,42 kBJPEGVista previa
Ver

Los ítems de IAPH están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.